Energía Solar
3 minutos de lectura

Energía Solar

En un mundo cada vez más consciente del medio ambiente y en constante búsqueda de fuentes de energía sostenibles, la energía solar ha emergido como una fuerza transformadora. Esta tecnología, que aprovecha la luz del sol para generar electricidad, está revolucionando la forma en que pensamos sobre la energía y está desempeñando un papel crucial en la transición hacia un futuro más limpio y sostenible.

Energía solar en Uruguay

La clave está en el efecto fotoeléctrico, un fenómeno fascinante por el cual ciertos materiales pueden absorber fotones, partículas de luz, y liberar electrones, generando así una corriente eléctrica. Este proceso se lleva a cabo en las células fotovoltaicas, dispositivos semiconductores que conforman los paneles solares. Estas células pueden ser de diferentes tipos de silicio: monocristalino, policristalino o amorfo, cada una con sus propias características en términos de eficiencia y precio.

En Uruguay, encontramos dos tipos principales de plantas fotovoltaicas: aquellas conectadas a la red eléctrica de UTE y las que operan de forma independiente. Las primeras pueden ser centrales fotovoltaicas, que inyectan toda la energía producida a la red, o generadores con autoconsumo, que utilizan parte de la electricidad generada y vierten el excedente a la red. Estas instalaciones cuentan con paneles solares, inversores para convertir la corriente continua en alterna y transformadores para elevar la tensión, garantizando así su integración óptima en el sistema eléctrico nacional.

Por otro lado, las instalaciones fuera de la red son ideales para lugares remotos o situaciones donde no hay acceso a la red eléctrica. Estas plantas utilizan baterías para almacenar la energía generada y controladores para gestionar eficientemente su uso, garantizando un suministro constante y confiable de electricidad.


Energía Solar Térmica

En la búsqueda continua de alternativas sostenibles y eficientes, la energía solar térmica emerge como una solución prometedora para nuestras necesidades energéticas.

¿En qué consiste exactamente esta tecnología y cómo puede beneficiarnos?

Energía Solar

La energía solar térmica se basa en un principio simple pero poderoso: la conversión de la radiación solar en calor utilizable.
Con una eficiencia de aproximadamente el 50%, estos sistemas son capaces de capturar la energía del sol y transformarla en calor, ofreciendo una alternativa limpia y renovable para una amplia gama de aplicaciones.

Los sistemas solares térmicos (SST) son los encargados de llevar a cabo esta transformación. Compuestos por colectores solares, estos sistemas captan la radiación solar y la utilizan para calentar un fluido, que luego puede ser almacenado y utilizado según nuestras necesidades que pueden ser ilimitadas en cuanto a la necesidad de energía eléctrica.

Desde la producción de agua caliente para nuestros hogares, hoteles o centros de salud, hasta la calefacción de espacios interiores en invierno, la energía solar térmica ofrece una solución versátil y económica. Incluso podemos aprovecharla para climatizar nuestras piscinas, permitiéndonos disfrutar del baño durante una mayor parte del año y reduciendo así nuestra dependencia de fuentes de energía convencionales.

Fuente: www.energiasolar.gub.uy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *